fbpx
enes

Login

Sign Up

After creating an account, you'll be able to track your payment status, track the confirmation and you can also rate the tour after you finished the tour.
Username*
Password*
Confirm Password*
First Name*
Last Name*
Birth Date*
Email*
Phone*
Country*
* Creating an account means you're okay with our Terms of Service and Privacy Statement.
Please agree to all the terms and conditions before proceeding to the next step

Already a member?

Login
enes

Login

Sign Up

After creating an account, you'll be able to track your payment status, track the confirmation and you can also rate the tour after you finished the tour.
Username*
Password*
Confirm Password*
First Name*
Last Name*
Birth Date*
Email*
Phone*
Country*
* Creating an account means you're okay with our Terms of Service and Privacy Statement.
Please agree to all the terms and conditions before proceeding to the next step

Already a member?

Login
A man stands smiling on a balcony in front of an old stone city

Cómo viajar con menos estrés: Utilizar la tecnología para facilitar los viajes

A los 64 años, Norm decidió dejar su vida «normal» por un estilo de vida nómada, viajando por el mundo. Viaja a diferentes destinos, permaneciendo allí unas 6 semanas cada vez. Creó un blog llamado Travel Younger, donde comparte su historia y consejos de viaje orientados a los baby boomers y a la generación X. En esta entrada del blog, Norm explica cómo utilizar la tecnología para facilitar los viajes.


¡Viajar solía ser fácil! En otros tiempos todo lo que necesitábamos era contactarnos con un agente de viajes y él se hacía cargo del trabajo. Vuelos, habitaciones, autos, todo manejado de una vez y a un solo precio.

Pero entonces internet cambió las cosas. Ya no necesitamos un tercer participante -¡Podemos hacerlo nosotros mismos! vuelos en línea, trenes, autos, habitaciones, actividades, todo a unos cuantos clicks de distancia.

ESOS son los días que disfruto, desde que soy un tipo que “hace las cosas por sí mismo”, ¡he reservado muchos vuelos mientras estoy en el mismo aeropuerto! Lo mismo con los trenes y las actividades.

Una pareja sentada en una restaurant con vino y un plato lleno de comida

Mi primer viaje realmente internacional fue en Julio del 2016, a los 62. Estuve tres semanas en Europa, solo yo y mi mochila, ¡y me asombré por la facilidad con que todo el mundo se movía! Incluso los más jóvenes. Pasaban airosos entre estaciones de trenes y de trenes subterráneos, se bajaban de buses con audífonos puestos, apenas prestando atención.

Barreras de lenguaje, variaciones en la moneda o diferencias culturales nunca los detuvieron un centímetro. Mientras tanto, ahí estaba yo, en mi primera parada, el aeropuerto de Ámsterdam, mirando un mapa de una ciudad con indicadores de los trenes subterráneos y los buses, y todo lo que veía era un borrón.  El hecho de que ninguna palabra de la ciudad era menor a doce letras no ayudaba tampoco.

Adelantémonos hacia febrero del 2019, cuando dejé EEUU permanentemente y me deshice del 99% de las cosas que poseía. Tomé nota de los Millennials, y aprendí de ellos. Ellos se hicieron maestros en el invento más grande en el mundo del viaje de todos los tiempos: el teléfono inteligente.

Una carretera serpenteante sube por una montaña rocosa y verde
Una foto de los viajes de Norm en Rumanía

Cuando comencé mi viaje empecé mi blog y libro llamado “Viajando por el mundo seis semanas a la vez”. Se ha transformado en dos libros y en más de 100 entradas de blog, y si no fuera por Covid, mi trayecto hubiera continuado. Al contrario, me quedé “pegado” en México sin lugar donde ir, pero mientras escribo esto, las ruedas están en acción para continuar mis viajes en julio.

Como un Baby Boomer, aprendí que a muchos de nosotros nos da miedo viajar, y a pesar de que a nosotros o tú no puedas pasear como solías, si comprendes un par de cosas, mucho del miedo se va.

Aquí hay tres mitos que superé, y que ha ayudado a otros al mismo tiempo:

  • soy demasiado viejo
  • es demasiado caro
  • es demasiado difícil

Si puedo ser totalmente honesto, todo eso es patraña.

Dalo por hecho, hay cierta verdad en estos puntos que no me gustaría admitir, pero si puedes caminar erguido con un mínimo esfuerzo y no desmoronarte, ¡puede que tengas la edad suficiente! La edad es un estado mental, lo entiendo, y a la edad de 66, casi 67, no es tan fácil como lo era hace algunos años. Pero inténtalo, solo inténtalo. Intenta ponerte razonablemente en forma y podrás navegar por la mayoría de las calles citadinas, llegar a iglesias y castillos y disfrutar del 90% de lo que hay que ver.

¿Es realmente muy caro? yo diría que no, pero otros pueden estar en desacuerdo. Sé que mis gastos generales al vivir fuera de EE.UU. son entre un 30 y un 50% de los que tenía en California, y me mantengo sobre todo con mi paga de la seguridad social. Después de vivir en 23 países durante 14 meses, descubrí que un presupuesto mensual de 2.000 dólares es suficiente. Como lo que quiero y donde quiero, pero evito la mayoría de las distracciones turísticas y otros gastos. Cuando me quedo en un lugar durante seis semanas, mi objetivo, normalmente puedo hacerlo con unos 1.000 dólares al mes de alquiler. Estas cifras no son válidas si necesitas resorts de cuatro estrellas y un estilo de vida de primera clase.

No tengo auto, ni seguro de auto y la mayoría de las cuentas que tenía en «casa». Los lugares en los que me hospedo suelen incluir todos los servicios públicos, incluidos el cable e Internet. El transporte público, que es una broma en gran parte de Estados Unidos, es muy práctico, asequible y accesible en la mayor parte del mundo.

Estoy afiliado a Medicare, y lo considero un plan de emergencia, ya que la mayoría de los gastos médicos en todo el mundo pueden pagarse de forma muy económica de mi bolsillo. Si se necesitara algo drástico, volvería a Estados Unidos, aunque no tenga casa allí.

Un cartel escrito en una lengua extranjera
Con las aplicaciones de traducción, Norm pudo leer este cartel

Y, por último, mi dispositivo mágico: mi teléfono, que se encarga de la mayor parte del problema de «es demasiado difícil».

Hay aplicaciones para casi todo lo que necesito. Tengo todas mis aerolíneas en él, junto con varias opciones de tren y autobús. Puedo comprobar las temperaturas de todo el mundo y la conversión de divisas no supone ningún esfuerzo. Tengo AirBNB, mi favorito, al alcance de la mano, junto con Booking.com y otras aplicaciones de hoteles en caso de que esa opción funcione.

La comunicación nunca ha sido tan fácil, y yo uso WhatsApp, que es un teléfono basado en la web al que se puede acceder en todo el mundo de forma gratuita. Tengo un teléfono Android fabricado por Google, llamado Pixel, y cada vez que entro en un nuevo país mi teléfono encuentra el mejor operador de telefonía móvil, y tengo datos en cuestión de minutos. No hay que complicarse con la tarjeta SIM.

Google Translate se encarga de gran parte de los problemas de barreras lingüísticas pesadas, y funciona con palabras habladas y escritas. 

Y finalmente, mi herramienta sagrada: Google Maps. ¡Qué increíble alivio del estrés y ahorro de tiempo! Puede que haya viajado hace 40, 50 años, y haya tenido que lidiar con engorrosos mapas, doblando y manipulando para poder ver las diminutas letras. Con mi programa de Mapas puedo encontrar mi habitación de AirBNB, estaciones de tren, e incluso contactar con taxis a través de Uber, BOLT, u otros programas comparables. En segundos puedo saber a qué distancia está el punto A del punto B, y puedo encontrar comida, gimnasios, centros médicos… la lista es interminable.

Una captura de pantalla de una ruta en google maps
Google Maps en acción en la isla de Sicilia en Italia

Cuando empecé mi historia dije que viajar solía ser fácil, pero ahora mismo, mientras trabajamos en COVID y devolvemos el mundo a un cierto grado de cordura, sigue siendo engorroso. Las restricciones de visado y sanitarias son una realidad que odio admitir, pero la buena noticia es que se están suavizando mientras hablamos. Europa se está abriendo, al igual que Sudamérica y el Lejano Oriente.

Entonces, ¿qué te detiene?

¿Es un obstáculo legítimo o está basado en el miedo? 

En mi caso, sé que hay más años por detrás que por delante, así que he decidido vivir la vida por diversión, aventura y amor.

¿Te me unes?

Escrito por Norm Bour


Esta historia forma parte de una serie de historias de viajes enviadas por la comunidad de Wheel the World. Lee más historias de viajes, como la aventura de Chris en Noruega, aquí.

Leave a Reply